En, Ran de Mar, tu restaurante marisquería en Calafell saben lo importante que es escoger piezas de calidad. Y, mucho más cuando te enfrentas a ingredientes tan selectos y sabrosos como es el marisco. En especial, los bogavantes y las langostas, ambos ideales para acompañar a un buen plato de arroz, por la personalidad que otorgan. 

Puede que te cueste diferenciar el bogavante de la langosta y, por ello, en este artículo queremos explicarte sus diferencias. Debes estar muy atento, para que cuando visites una marisquería sepas elegir bien. 

En primer lugar, el bogavante tiene un tono azulado, aunque al cocinarlo cambie a color rojizo. Por el contrario, la langosta es de color anaranjado antes de ser cocinada, además de disponer de un caparazón punzante y espinoso.

Una diferencia clara entre ambos crustáceos es que el bogavante tiene dos patas desarrolladas con grandes pinzas, mientras que la langosta no tiene y se caracteriza por sus largas antenas, que salen de la cabeza.

El problema suele venir con la langosta americana, que sí tiene pinzas, de la misma manera que el bogavante. No obstante, sigue sin tener el color azulado oscuro. En el sabor, aunque son parecidos, el bogavante aporta un sabor más potente y la langosta mucho más suave y fino.

Ahora que ya sabes las diferencias entre estos dos productos, solo te queda disfrutar de éstos ingredientes en tu restaurante marisquería en Calafell. ¿Estás imaginando ya cómo sabrá ese arroz caldoso con bogavante? ¿Y ese peculiar sabor de una langosta? Yo que tú no esperaría más y reservaría una mesa para ya. 

En Restaurante Ran de Mar somos expertos en cocinar el marisco en cualquiera de sus versiones, siempre de la mejor calidad. Por ello, esperamos que esta información sea de tu utilidad y te sirva para detectar un tipo de crustáceo u otro rápidamente.